Seguidores

Buscar este blog

domingo, 4 de noviembre de 2012

Los 1º Juegos del Hambre. Capítulo 1

Hace ya tres meses que terminó la guerra, esa guerra que al Capitolio le gusta llamar 'Los Días Oscuros', pero aún resuena en mis oídos el último ataque, la última bomba, y aunque al Capitolio le guste decir que los distritos somos los malos, los que empezamos todo esto, ellos fueron quienes enviaron el último ataque.

Todo empezó, lo que parecía ser un día normal en nuestra nueva rutina, ya sin guerra, pero para nada fue así.
Los Agentes de Paz informaron a todo el mundo de que a la hora de comer habría una retransmisión del Capitolio de visión obligatoria, aunque eso era más o menos normal. Mis padres, mi hermano y yo, estábamos pendientes de ver qué querían decirnos esta vez.
En esto qué se encendió la televisión, y apareció el presidente Lucius Snow (los Snow son los presidentes de Panem desde que la gente tiene memoria) y lanzó la última bomba:

-Buenos días Panem -dijo el presidente- como veréis, desde que terminó la guerra, todo está muy tranquilo, pero, ¿os parece justo qué los que empezaron todo esto salgan ilesos? ¿Qué aquellos que tienen la culpa de que nuestros familiares y amigos hayan muertos no tengan un castigo? A los distritos y a mí tampoco, por eso, hemos llegado a un acuerdo: todos los años a partir de este, cada distrito entregara como tributos un chico y una chica de entre 12 y 18 años, para luchar a muerte entre ellos. Para recordar que todo esto nunca hubo de suceder.

Nos quedamos helados, creo que todo el mundo en Panem se quedó igual. Nunca habría pensado nada como esto.

El presidente seguía hablando, contando como transcurrirían los 'Juegos del Hambre', como él los llamaba. Dentro de tres meses vendría alguien del Capitolio, elegiría a un chico y una chica por sorteo y se irían, los tributos y el acompañante.

En ese momento caí en la cuenta, yo tengo 16 años, estoy dentro del margen de edad para esa 'cosecha' como Snow la llamo. No puedo salir, mi familia no podría con eso, ya hemos perdido a mi hermano Shail, en la guerra,  con solo 18, no me podían perder a mi. Por suerte, mi hermano Henry acaba de superar ese margen.


El Capitolio había sabido usar bien el último ataque que les quedaba, atacar a la parte más vulnerable de la familia, los niños que habíamos sobrevivido a los Días Oscuros.

6 comentarios:

  1. Me encanta! Ya quiero el siguiente cap :3

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy Tina y hoy he conocido este blog. La verdad es que está muy interesante la historia. Siento si no me puedo hacer seguidora, ya que no tengo ninguna cuenta (he ahí el porqué comento cómo anónima). Pronto me pondré al día con tus capítulos. Sigue así, Cheli-chan, porque tienes futuro de buena lectora! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. escritora, al final, no lectora xD Aunque también deves de leer mucho (:

      Eliminar
  3. Ceeeeeee!!! meeee voy a envicia a tu blog aviso :3 esa desdeeeee san ver :$

    ResponderEliminar